2010

"BIENVENIDO A MI BLOG"

14 de diciembre de 2015

LABERINTOS DE LA SOLEDAD: Tu Ausencia





¿A dónde fuiste mi enigmática muchacha
a dónde fuiste?
Se apagó en el ocaso el dócil fuego,
y tú que me decías: "Buenas noches,
volveré por la mañana"... ¡No retornaste!

¿En qué espinos tus ojos celestiales heriste?
¿Que paredes ahogaron mis sueños para no verte?
¿Que tormenta supo espesar tu apego
y a tu reminiscencia usurpar tu imagen en mis ojos?

¡Amor, amor ilusorio no revelarás!
Tu nombre abre enormes senderos en esta soledad
En vano, ansioso, evoco tu suspiro en mi pecho
y observo de mi balcón la imagen de tu mirada
en la silenciosa noche y el lindero brumoso del invierno.


Me finge la voz que beso tu boca
juego al cazador en tu oscura cabellera
enredada en mis manos y se pierden en el silencio.
Fugitivo de las palabras y sueños
evoco la imagen de tus besos en versos
y le suelto en la brisa para que cuando cierres
los ojos puedas sentir mis manos tocando
tus manos
 Eh allí el escenario de espera
la paciente espera...


*****

AUTOR:

TRILCE ALDEANO

Edición y Publicación:

María del Carmen Guerrero García

Bogotá - Colombia

Todos los Derechos Reservados

Copyright Int 0223TA - 342 Revista Cultural El Tiempo.


  




    



8 de noviembre de 2015

DESVELOS EN EL SILENCIO: A Usted.



Desvelos en el silencio.




A usted, estos versos, por la comparsa de tus ojos
la melodía  donde se ríe y canta un dulce sueño
A su mirada pura y su música que encandila
Estos versos desde el fondo de mi orda locura.

Esta noche las mariposas  apagan tu tristeza
no hay locura sin dolor y melancolía
las palabras pueden herir como los lobos
Y también llevarte al hondo cielo.

Oh, sufro y también canto al son del piano
le escribo a tu amor lejano a mis ojos y manos
y con estos versos puedo alcanzar tus besos.

Las penas caen en un abismo de infinitas sombras
Las mismas mariposas picotean tu risa
es mi amor y tus ojos que se unen esta noche
En estos versos que a usted le pinto en esta lejanía. 

*****

Autor:  Trilce Aldeano

Edición:  María del Carmen García Guerrero.

Bogotá - Colombia  2015

Todos Los Derechos Reservados.
 

26 de mayo de 2015

ARPEGIO II


*****

Noche que alza las islas abiertas;
Permite a mis labios posarse en tu sombra
Donde las rosas cubren mi silencio impuro.

Déjame entrar entre laureles y copas
Beber la última gota de infierno
Que absuelva mis delitos mortales.


Noche que eleva los hastíos arbustos
Hasta el infinito espacio de la nada
Permite a mis ojos cruzarse con tu ala
Y el paso ilusorio muera lento en tu boca.


Noche que conoces la voz de mi amada
Permite que mis dedos filtren por su mirada
Y aquellas rosas que no cubren mi silencio
Se ahoguen en el océano de ensueño.


*****

TRILCE ALDEANO

Cali - Colombia

Todos Los Derechos Reservados





18 de mayo de 2015

ENTRE SOLES Y SOMBRAS : La Barca de los Sueños y del Olvido

''Cuando te imagino, te creo en un verso, te dibujo en un poema e allí puedo amarte, tenerte solo para mí, cada alba, a cada instante, en cada beso, con todos los sueños y todos los recuerdos''.
TRILCE ALDEANO





Todo el mundo se preocupa por llegar a casa
Yo puedo dormir en la plaza 
o en el desembarque
En el minuto, en los amenes de las casadas
Y en el rosario de la viudas.

Tengo la mente del sol
Mi pensamiento circunda por el mundo
Mis pies son de  pluma y mis manos de oro.

Yo he muerto y vuelo
Mi música es inexpugnable
Mis versos se mecen en tus huesos
He muerto y vivo en un imán nebuloso.

Cuando enciendo mis alas nada me detiene
Mis tiempos de gloria viven en tus ojos
Yo soy aquél,  el mañana que recuerdas
Con una lágrima en tus dientes
Un beso frío al hombre de turno
Que consuele tu cama entre mi recuerdo
Y la noche agotada de deseo.

*****

TRILCE ALDEANO

Edición: María del Carmen García Guerrero

Bogotá - Colombia

Todos Los Derechos Reservados

8 de abril de 2015

PANEGÍRICO AL SILENCIO


''El silencio es el orgasmo interior oculto en el misterio de nuestra alma, es la lava de mil volcanes a punto de erupcionar, es el todo y la nada, es la voz de mil bestias y la lengua de mil dragones en un solo ser''.
                                                                           Trilce Aldeano


Eleonora Lo Giudice      




 *****


Éste es un elogio al silencio y a nosotros, los silenciosos. En nuestra dulce obstinación por permanecer callados, los silenciosos, encontramos la mejor manera para escuchar el murmurio incesable que puebla nuestro mundo interior, con el cual estamos constantemente en comunicación. Allí se agitan situaciones y personas que desafían los confines entre lo real y lo imaginario y que nos exigen interactuemos con ellas, de la misma manera como los personajes les exigen a sus autores que escriban sobre ellos. Y así, nuestro cuerpo está en un punto bien determinado del mundo real, y nuestra mente vaga en un tiempo y en un espacio que sólo encuentran su ubicación en el mapa de nuestro yo.

Siendo, para nosotros, el mundo exterior sólo una proyección del mundo interior, los silenciosos no necesitamos seguir las reglas y las etiquetas del mundo objetivo y mesurable. Un observador externo piensa que somos tímidos, cerrados, sobrados, fríos. Nosotros no somos nada de eso. Conocemos tan bien las emociones, que somos capaces de recrearlas en el mundo interior. Y así, se nos reconoce cuando, desde nuestro ángulo solitario, nuestros labios y nuestros ojos cobran vida propia y bien esbozan una sonrisa y bien se llenan de lágrimas. Los silenciosos conocemos el poder de las emociones y la peligrosa soberanía que pueden llegar a alcanzar, por eso profesamos un religioso respeto hacia ellas. Queremos, apreciamos, estimamos pero no lo decimos. Somos celosos. Sin embargo, nosotros no necesitamos marcar el espacio ajeno, no toleramos los adjetivos posesivos aplicados a las personas o  a las cosas. Lo único que realmente nos pertenece es nuestro mundo interior y nosotros le pertenecemos a él. Y en este caso, decimos nuestro con la más profunda convicción. Es lo más precioso que tenemos, por eso no queremos exponerlo por completo y callamos, así nos bombardeen de preguntas o nos golpeen. Para nosotros es más importante guardar nuestro yo, poco  importa si esta actitud genera sospechas, recelos, desconfianzas, juicios equivocados. Nosotros sabemos quiénes somos y a quién debemos explicaciones.

Nos han dicho varias veces que amar es compartir, y nos ha parecido un pensamiento plausible. Sin embargo, para los silenciosos, la forma más sublime de amar es respetar el yo del otro. Desde que éramos niños, conocíamos el amor pero palabras, caricias y besos no nos parecían las únicas formas, ni las mejores, de amar. Cuando queríamos a alguien, lo colocábamos dentro de un resquicio muy especial de nuestro mundo interior, dejándolo que viva allí más allá del tiempo y del espacio. Y así, hemos desarrollado una relación muy fuerte con nosotros mismos, nadie nos enseñó eso, simplemente nacimos así y moriremos así. Esta relación de uno con uno mismo, nos ha hecho fuertes y emocionalmente independientes. Por eso podemos mover nuestro cuerpo de un lado al otro del globo: porque cuando nos morimos de añoranza, sabemos que el silencio es nuestro mejor aliado. Lo invocamos y él abre la puerta que nos lleva a comunicarnos con nuestros seres queridos. Y sabemos que, estemos donde estemos, siempre llevaremos con nosotros la relación más duradera que podamos tener en nuestra existencia: la relación de uno con uno mismo.

 ------------------------------------------------------------------
Eleonora Lo Giudice

2015 - Abril