2010

"BIENVENIDO A MI BLOG"

28 de octubre de 2010

ENTRE SOLES Y SOMBRAS: PASIÓN EXTINGUIDA




¿Sirve la literatura?


Sin apelar al sentimiento trágico de la vida de que hablara don Miguel de Unamuno, debo confesar que me preocupa el destino que tomará mi biblioteca el día que me toque viajar como Dante. Pienso esto porque cuando resolví donar a una biblioteca mi excelente colección de obras literarias, la directora del ente donatario, al darme las gracias en su nombre y en el del Instituto del que formaba parte, me dijo, en rapto de sinceridad que me dejó frío: “muy buena su biblioteca, Señor Trilce, pero le cuento que jamás los muchachos, ni siquiera los estudiantes de Literatura, vienen a preguntar por uno cualquiera de los autores que en ella aparecen, pues a Petrarca lo asemejan a un futbolista italiano y a los “Poetas Malditos”, lo confunden con alguna banda criminal". 


Al salir del recinto caí en la cuenta de que lo afirmado por la bonita directora era una verdad de a puño. Si los jóvenes no leen una novela de Vargas Llosa, menos van a enfrentar al universo de obras italianas, si no pasan de algunos cuentos cortos de Poe; qué van a posar sus ojos en la inmensa llanura terrenal que existe en su alcance.


Además, si a uno de ellos se le ocurriese consultar al más desconocido narrador, nacional o extranjero, pues ahí esta Google que con sólo pulsar una tecla le dispara lo que desee saber de cualquier autor tratado en las obras especializadas.


Pero me queda una duda, no sé si metódica o no, que condenso en la pregunta que yo mismo me formulé al pie del globo terráqueo azul cielo que próximamente será expulsado de los predios de las Bibliotecas de todo el mundo: ¿para qué sirve la literatura? ¿Será que Homero es indispensable para la humanidad? Y yo mismo me respondí: tal vez la literatura no sirve para nada, pero sin ella no valdría la pena vivir.


Este interrogatorio interior me llevó años atrás, y me situé en la infancia, con un libro entre mis manos tratando de grabar en la memoria un cuento de Congrains o Ribeyro, que aún recuerdo y siento ver a Esteban perdido en la gran Lima o a pascual devorándose al despiadado y decrépito Santos. De allí en adelante siempre tuve un libro cercano en mi peregrinación por el mundo, y le guardo a la literatura una fidelidad que de pronto no he tenido con otras adicciones. Esa fidelidad no ha sido jamás quebrantada, en las horas felices y en las amargas de la derrota y del infortunio, en el amor y en el dolor, siempre he tenido a mi lado a mis ídolos mayores –y también a los menores– de la literatura. Desde luego, debo más a unos que a otros, pero todos me ofrecieron su testimonio del mundo y del hombre.


Por eso creo que la grandeza de la literatura está en el hecho de que ella es, igualmente, una dimensión de la vida, y sin ella el universo interior y el mundo exterior carecerían de sentido. El hombre tomó posesión del mundo cuando la palabra escrita fue el común determinador de las cosas pues sin su apoyo no hubiera sido posible el discurso de la razón, porque con el lenguaje impreso sobrevino una segunda génesis.


La experiencia de la donación de las obras me hace pensar en el lío que tendrá la familia cuando yo falte: el destino que le dará a los libros de mi amada biblioteca. No los querrán mis hijos (espero no ser un desierto geneológico), mucho menos, mis hermanos, que navegan con la pericia de Ulises en la Internet, en donde hallan hasta los incunables.


La lógica indica que yo haga el traspaso en vida. Pero no tengo el valor de salir de mis libros pues eso sería como entregar, en cajas de cartón, lo que queda del alma.



Autor:

Javier M. Oncoy 
Trilce

Todos Los Derechos Reservados

14 comentarios:

TRILCE dijo...

Próximamente mi artículo que estoy trabajando las 20 horas del día "Un Nóbel que no espero a la Muerte", en homenaje a Vargas Llosa, en wikipedia y bloguer, festival de libros.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
TRILCE

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...

TRILCE dijo...

No hay sombras ni luz, hay almas perdidas en mi noche solitaria, me agrada tu comentario, saludos invernales.

Anónimo dijo...

La literatura no se va extinguir mientras exista la humanidad, claro no se puede negar que la tecnología ha desplazdo mucho a la los libros, existen libros virtuales, programas que te leen textos completos pero jamás va reamplazar el pensamiento humano. Saludos cordiales. Andrés

кнєιι364 dijo...

Holaaaaaaaa!!! No m digas como llegué asta este blog! Solo se k m gustó mucho! Voy hacerme segidora de él, espero q tú tambien te hagas del mio!!! Podrás encontrar cosas k escribo y canciones q tengo y versiono! Espero q te guste y q me firmes mucho ;D Gracias!

http://kheii364.blogspot.com/

кнєιι364 dijo...

http://kheii364.blogspot.com/2010/03/te-atreves-mirarme-sentarte-junto-mi.html

Quiero q leas ese porfavor!
Q tus comntarios m hace reflexxionar

Nadia Solano Maldini dijo...

Trilce regalar un libro a un ciego escomo regalarle un balon a alguien que no tienes los dos pies, buen articulo y tambien te invito leas el mio.

Anónimo dijo...

Bello artículo y Andrés tiene mucha razón, mientras exista la humanidad no se va extinguir la literatura, veo mucha pasión en tus letras y gusto y amor por ella, abrazos...Vania!!!

Yemayel Broncano Paucar dijo...

"PASIÓN EXTINGUIDA"....Es uno de los mejores artículos que adorna la biblioteca de la Universidad, donde yo formo parte, lo leeré en el próximo evento de la facultad.

SALUDOS

Guido Roldán Torres dijo...

" tal vez la literatura no sirve para nada, pero sin ella no valdría la pena vivir..." Excelente reflexión Maestro.

Guido Roldán

UNSA

Marcela Robles Cano dijo...

Hola soy Marcela Robles de la facultad de letras y humanidades de la UNSA, Yemayel me habló de tí y quiero pedirte un favor enorme amigo lindo, tienes el libro "El Conde de Huamanga", es anónimo, estoy dispuesta a todo porque tengo mi trabajo, por favor amigo. Yemayel me dijo que sólo tú tenias ese libro.

Mi correo es Mrobles28@hotmail.com.

Te agradezco anticipadamente.

Marcela

Teffy ReisD dijo...

Muchos libros Javier :)

Anónimo dijo...

Sensibilidad y gran determinación de un gran intelectual. Mi admiración y respeto señor Javier.

Saludos.

Denisse Sánchez

Anónimo dijo...

Gracias es de mucha ayuda.